Feb 11, 2018

Llegó el mes de Febrero y con él la celebración del Día de San Valentín o Día del Amor y la Amistad; y como no dedicarle a estos sentimientos un día especial. El amor hay que celebrarlo –a mi parecer a diario- pero me encanta que exista una fecha para no olvidarlo y para no olvidar a las personas especiales que están en nuestras vidas.

El amor… un sentimiento que mueve al mundo… las hazañas más maravillosas que se hacen en la vida se hacen por amor: las hacen las madres y los padres, los hermanos, los verdaderos amigos… El amor es una energía que te impulsa, te mueve y no permite que te detengas. Y totalmente ligada al amor va la amistad (la verdadera)… no existe ésta sin aquel.

En mi caso, el amor me mueve a diario…  Mi hija, mi principal motor, creo que no existe sentimiento más profundo que el que ella me inspira; mi esposo, a quién escogí como compañero de vida, mi apoyo incondicional; mis padres, el ejemplo más puro y genuino de lo que significa amar, mis hermanos, un pedazo de mi; mis sobrinos, que son como mis hijos también; mis amigos, que hacen que la vida sea más divertida; y mi trabajo, porque nada más maravilloso que amar lo que haces. Por ello, me esmero en que cada una de mis piezas refleje de una u otra manera este sentimiento. Esa es la razón de ser de nuestro logo  -un corazón asomadito en un círculo- que fue la forma de manifestar que cada pieza está hecha con amor y creo que ese ha sido nuestro ingrediente secreto.

Piezas icónicas de nuestra marca también reflejan estos sentimientos: el Corazón Solitario y el Triple Corazón, nuestras Ediciones Especiales de Valentine´s y Día de la Madre, Colibrí; una representación de amor y agradecimiento a Dios; y así muchas otras y muchas que vendrán a través de las cuales seguiremos demostrando que “Amamos lo que hacemos”.

¡Feliz Día del Amor y la Amistad!

Nov 9, 2017

Nov 7, 2017

Después de estudiar una carrera de Derecho, una Especialización en Derecho Corporativo, la titularidad como profesora de la cátedra de Introducción al Derecho en la Universidad Católica del Táchira y muchas horas de trabajo, cursos y congresos en este campo, nunca imaginé que mi vida profesional tomaría un rumbo tan distinto al que me había planteado en un principio.

Fue siendo estudiante del último año de mi carrera, cuando se encendió en mí la chispa del diseño de accesorios, hobbie que practiqué paralelamente al ejercicio durante casi tres años, pero un día, después de mucho pensar y analizar, tomé la decisión de dedicarme de lleno a lo que realmente me apasionaba.

Decidí prepararme en el campo de la orfebrería y emprender un camino que, con sus altos y sus bajos, ha sido de grandes satisfacciones y muchos aprendizajes. Le doy gracias a Dios por haberme permitido trabajar en lo que amo. He aprendido a creer en lo que hago, y a ser constante y perseverante. Me he trazado objetivos que poco a poco y con mucho esfuerzo he ido logrando; y por eso, hoy quiero compartir con ustedes el cumplimiento de uno de ellos: ¡el lanzamiento de mi página web!

Es para mí una gran satisfacción darles la bienvenida a este espacio; y, que a través de este blog me permitirá compartir con ustedes mi inspiración y mi trabajo … ¡Gracias por estar aquí!